Advertisement
Español

¿Qué podemos aprender de la literatura medieval?

Escrito por Danièle Cybulskie

Traducido por Pilar Espitia

Me encanta la historia. También me gusta la cultura pop. Al aprender de ambas al mismo tiempo, ¿qué más se podría pedir? (¿Alquien quiere estudiar el feudalismo y Star Trek al tiempo?). Pero también hemos escuchado lo que la gente dice cuando se apunta a un curso maravilloso sobre cultura pop medieval: ¿para qué? ¿Qué uso pudiera tener? De hecho, las historias antiguas son una mina de oro de valores culturales, más allá de ser inmensamente divertidas cuando se leen. Así que, ¿qué podemos aprender de leer ficción medieval al lado de libros históricos? Para empezar, he aquí cinco cosas:

1. Actitudes sobre la religión

Como sabemos, la religión tenía un lugar preponderante en la vida y cultura medieval, pero el lugar de la religión y las actitudes frente a esta eran complejas y cambiantes. Especialmente interesantes en términos de la religión y la espiritualidad son las leyendas artúricas, en las que las creencias ortodoxas están al lado de espadas mágicas. Los textos artúricos más antiguos tienen más de lo que podríamos llamar elementos míticos, como los encantos de Merlín, y encuentros con el mundo sobrenatural de las hadas (como Launfal), mientras que los textos posteriores incluyen la búsqueda del Santo Grial, y el eventual retiro espiritual de ambos, Guinevere y Lancelot.

Advertisement

A lo largo de las leyendas artúricas hay una coexistencia de valores cristianos estrictos y otros más antiguos y paganos, lo que refleja cómo el cristianismo fue integrado a la Europa medieval. Los relatos del Rey Arturo fueron aceptables y populares durante siglos; la gente estaba de acuerdo en creer en santos y hadas al mismo tiempo, mientras que los valores cristianos fueran primordiales.

2. Valores morales

Las historias no nos llegan de la nada. Más bien, son producto de las preocupaciones de periodos de tiempo particulares. En la literatura medieval, Beowulf debe decidir si pone su propia vida en peligro siendo el rey; Gawain debe elegir entre si mantener una promesa es más importante que salvar su propia vida; la leyenda de Robin Hood se pregunta si está bien robar, y los peregrinos de Chaucer debaten sobre problemas cotidianos con candor y humor. La gente medieval observaba a los héroes tomar buenas o malas decisiones, y veían cómo les salían las cosas. Más que entretenimiento, las historias eran para enseñar un comportamiento correcto, incluso mostrando lo opuesto. De acuerdo con esto, las historias nos cuentan cuál sería “el comportamiento correcto”.

3. Valores culturales

Recuerdo haber leído La dama de Shallott de Tennyson y sentirme afectada por la descripción física de Lancelot; una de las cosas que pensé es que nunca me lo había imaginado con bigote. De hecho, no recuerdo haber leído nunca una descripción medieval de él. Pero las mujeres, por otro lado, son constantemente descritas en las historias medievales partiendo de sus atributos físicos. De forma similar, muchas –sino la mayoría–no tienen nombre en las historias medievales.

Advertisement

Siempre es informativo tener en cuenta los elementos que están involucrados cuando las personas construyen los personajes de ficción: si el mejor atributo del héroe ideal es que sea valiente, y el mejor atributo de la heroína ideal es que sea bella, eso dice algo sobre las expectativas culturales.

4. Cosas en común con el presente

Supongo que la mayoría de las multitudes que se están anticipando a la última de las películas de El Hobbit, no tienen idea de su conexión con Beowulf. Ambas son vistas como grandes historias que necesitan ser contadas una y otra vez (esto confirmado por las muchas encarnaciones fílmicas). Todavía contamos las historias de Arturo, de Robin Hood y de hombres lobos porque hay elementos que amamos de esas historias, tanto como los amaban nuestros contrapartes medievales. Al ver estas historias, descubrimos qué elementos son atractivos para nosotros constantemente, lo que nos indica cómo nuestras culturas permanecen igual a lo largo del tiempo.

5. Un poco sobre nosotros

Las mejores historias son aquellas donde el contexto histórico desaparece para dejar entrever una narrativa que es cautivante e inspiradora. Solo porque una historia no sea de nuestro particular momento cultural no significa que no nos pueda enseñar algo. Es la razón por la cual las fábulas de Esopo todavía circulan: lo que era cierto de la naturaleza humana en ese entonces, es cierto ahora. La historia de Robin Hood es más que calzas verdes: es la historia sobre hacer el mal para hacer el bien; la historia de Arturo es sobre cómo vivir de acuerdo a ideales a pesar de la debilidad humana; Beowulf es sobre qué constituye un monstruo. Leer estas historias hoy en día nos dice mucho sobre nuestros propios momentos culturales, pero también sobre nosotros mismos en momentos de heroicidad y debilidad. Pienso que leer ficción es autoreflexionar, lo que puede ser un ejercicio valioso.

Advertisement

Mientras que los argumentos aquí expuestos son solo granos de arena en la amplia playa del análisis literario, estas son algunas de las razones por las cuales leer ficción medieval es importante. Cualquier objeto de una cultura da pistas de sus creadores y su público pretendido, así que las historias son vitales para leer el pasado. Nunca tengan miedo de tomar un curso “fácil” de literatura medieval; puede ser el mejor curso que jamás puedan tomar.

Puedes seguir a Danièle Cybulskie en Twitter: @5MinMedievalist

Artículo publicado originalmente en inglés como What can we learn about the Middle Ages from its literature?

Advertisement

Sign up for our weekly email newsletter!